Dai nostri vigneti

De nuestros viñedos

“Vino Emilia, de color rojo vivaz, espumante, obtenido del viñedo homónimo”, dice el diccionario de la lengua Italiana Zingarelli al definir el vino Lambrusco.
Sin embargo, sería más correcto hablar de “una familia de viñedos autóctonos” provenientes de las uvas selváticas del valle del Po.
Hoy día se cultivan 12 variedades distintas de uva, de las cuales derivan diferentes calidades de vinos Lambrusco. A éstas se suman otras que no pertenecen a la familia del Lambrusco, como la vid Ancellotta, pero que tradicionalmente son parte integrante de la composición de muchos vinos Lambrusco.
Por lo tanto, a los viñedos típicos del Lambrusco (Grasparossa, Marani, Sorbara, Salamino, Maestri, Oliva, Viadanese, Foglia Frastagliata, etc.) se le añaden todas las uvas típicas de la tradición Emilia y nacional que conforman la gama de la Cantine Riunite, como las uvas de Oro, Grechetto amabile, Malvasia de Candia aromática y Merlot.

DOC “Reggiano”

Los orígenes del Lambrusco [LINK a www.riunite.com/it/lambrusco] son muy antiguos, pues ha seguido una tradición interminable durante siglos que va desde los banquetes medievales hasta las mesas modernas.
En 1971 se reconoció la Denominación de Origen “Lambrusco Reggiano” y se establecieron las regulaciones de su producción.
A través de este reconocimiento se consagraron los diferentes tipos de Lambrusco de la provincia de Reggio Emilia, obteniendo así protección y un más alto nivel de calidad.
Alrededor de 25 años después la Denominación viene remplazada por el término “Reggiano” y la gama de uvas que pueden ser incluidas en la categoría DOC se extiende.

Lambrusco di Sorbara

Es una variedad autóctona de origen antiguo, que deriva de la domesticación de las vides salvajes conocidas como “uzeline” u “oseline”.
El viñedo adopta el nombre de la aldea de Sorbara del municipio de Bomporto en la región de Modena.
El fenómeno de “millerandage”, que produce bayas de diminuta dimensión debido a una anomalía en el florecimiento, hace que el Lambrusco di Sorbara sea apreciado y fácil de recordar, rasgos notables que lo distinguen de otros Lambruscos.
Es robusto, pero con una producción limitada que da lugar a un vino rojo rubí claro con un remarcable aroma de violetas.

Lambrusco Marani

Deriva de vides viníferas salvajes, las cuales existían antiguamente en toda Italia. La historia cuenta que el nombre de “Marani” fue mencionado por primera vez en 1825.
Esta vid es extremadamente robusta, con una abundante producción, cuyo racimo es de gran tamaño, alargado y con forma piramidal.
El Lambrusco Marani produce un vino de color rojo rubí vivo con un agradable aroma vinoso y un perfume peculiar.

Lambrusco Grasparossa

Esta vid, de vigor medio, se ha adaptado al clima propio de las colinas con terrenos arcillosos – calcáreos.
Es una vid autóctona de Emilia que se difunde principalmente en la zona de Castelvetro. Su nombre se debe a la coloración característica que adopta el racimo maduro.
Es particularmente idónea para la producción de vinos espumantes armoniosos y de buen cuerpo.

Lambrusco Salamino

Se origina en la zona de Carpi, es decir, en el bajío localizado al noroeste de la provincia de Modena.
Esta vid es muy vigorosa, da una buena producción. Su racimo es extremadamente compacto, de forma cilindro-cónica.
Produce un vino fresco, de perfume agradablemente vinoso y color enérgico. Es ideal para ser degustado joven, aún siendo del tipo amable y espumante.

Ancellotta o Lancellotta

Esta cepa se cultiva particularmente en la provincia de Reggio Emilia.
Es una vid vigorosa, de abundante producción. Su racimo es mediano y bastante escaso.
El producto que se obtiene de la Ancellota pura tiene un color muy intenso y es usado para la producción de vinos mezclados, conocidos con el nombre de “Rossissimo”.
La uva Ancellotta contribuye especialmente al color y al nivel de azúcar.

Lambrusco Maestri

Parece ser que este nombre deriva de la Villa Maestri, ubicada en el municipio de San Pancracio de la provincia de Parma.
Esta cepa es vigorosa y de maduración tardía.
El producto que se obtiene de esta variedad es frecuentemente mezclado con otros tipos de Lambrusco, gracias a lo cual es altamente apreciada por su capacidad de brindar un intenso color y un excelente cuerpo al vino resultante.

Grechetto Gentile

Con este nombre se identifica un tipo de vid característico de la zona central de Italia, perteneciente a la familia de los Greci y conocido como Pignoletto.
Dada su impresionante capacidad de adaptación al clima de Emilia Romagna, esta cepa puede ser definida como autóctona. Bajo esta definición, está destinada a convertirse en una de las cepas blancas de mayor interés.
Es una vid bastante vigorosa, con racimo de mediana dimensión, capaz de resistir enfermedades, como el mildiú, y heladas invernales.
Produce un vino de buen cuerpo, espumoso y de aguja gracias a su óptimo nivel de ácido málico.

Trebbiano Romagnolo

Es una vid blanca de la familia Trebbiani, de origen etrusco, que se encuentra sobre todo en los valles fértiles de Emilia Romagna.
El vigor medio-alto de esta uva prefiere terrenos fértiles dotados de buenos recursos hídricos, condiciones necesarias para la obtención de vinos frescos con un bajo nivel de tanino y aroma neutro.

Malvasia

Esta uva, al igual que el Moscato, posee una de las historias más antiguas y memorables.
Su variedad es notable, razón por la cual produce vinos de diferente género: del vino blanco, seco y estructurado al vino dulce de postre, y hasta al vino tinto espumoso.
Esta cepa resulta generosa en términos cuantitativos, pues su racimo es de gran tamaño.

Malbo Gentile

Este tipo de vid se ha revaluado en los últimos años a causa de la calidad enológica que ha demostrado. Soporta bien las épocas de sequía, pero tiene dificultad para tolerar las heladas primaverales.
Esta vid se usa para la producción de vino puro o mezclado con Lambruscos de la región.
Es ideal para obtener tanto vinos nuevos como productos destinados a un ligero envejecimiento.

Uva d’Oro

Esta vid de color rojo, conocida también como Fortana, se cultiva en el valle del Po, principalmente en las regiones de Emilia Romagna y Parma.
Esta vid, sin ser mezclada, produce un vino con un elevado nivel de acidez, baja gradación alcohólica y altos niveles de taninos. De ahí que muy seguido se produzca en versiones amables y dulces.
En Emilia Romagna, esta vid crece sobre todo en terrenos arenosos de la costa adriática. Sin embargo, también se ha adaptado a otros terrenos fértiles de la misma región.

Per restare sempre aggiornato sulle ultime novità ed eventi iscriviti alla nostra
Newsletter